Ramón Portilla Blanco

Me gustan las montañas. Me gustan por su belleza estética, en especial aquellas que dibujaría un niño: elegantes, esbeltas, de afiladas aristas que cortan las nubes. Me atraen por su dificultad, por el desafío que supone intentar llegar a su cumbre. El camino que hay que recorrer para llegar a sus pies. Conocer su historia, quién, cuándo y por qué las ha escalado antes y también la vida y la cultura de quienes viven a su sombra.
Con quince años comencé a escalarlas y no mucho después decidí hacer de ellas mi forma de vida, en un tiempo y en un país en el que plantearse el alpinismo como una profesión era en sí misma toda una aventura. Esa decisión me ha llevado a escalar montañas en todos los continentes, del Himalaya y el Karakorum, donde he ascendido varios ochomiles, a la Antártida. Y también a volar en  parapente desde algunas de ellas. Todas esas experiencias han nutrido los dos libros que he escrito y son la base de las conferencias que imparto tanto en España como en el extranjero.

Leer más